Por Euskadi en otoño (I)

Las redes sociales son una maravilla para muchas cosas. Una de las más importantes para mi, es permitirme poder poner en el mapa lugares de los que seguramente no hubiese tenido conocimiento.

Uno de esos lugares es el hayedo de Otzarreta, en el parque natural de Gorbeia. La imagen soñada: poder verlo en un momento de otoño con nieblas matinales.

Y así empezó todo, con una escapada de fin de semana, que podría parecer cansada, pero que valió mucho la pena.

El hayedo de Otzarreta se encuentra en el término municipal de Zeanuri, perteneciendo a una finca privada de entrada libre. El acceso es muy sencillo, pudiendo hacerse en coche.

Cuando llegas, te das cuenta que se trata de un bosque de dimensiones reducidas, pero al mismo tiempo la imagen te sobrecoge por lo bello.

 

Lo primero que a mi llamo la atención fue el color. La combinación del rojo de las hojas que cubrían el suelo, y el verde, tanto del musgo, como de la luz filtrada por las hojas que no habían caído todavía.

Estas hayas resultan singulares por sus ramas, que crecen de forma vertical, y no de forma horizontal como es habitual. Estas ramas, junto con los troncos cubiertos de musgo, y las raíces visibles, que también están recubiertas de verde, consiguen una imagen difícil de olvidar.

También resulta precioso el pequeño arroyo que lo atraviesa, el Zubiazabala, pero que por desgracia encontramos prácticamente seco, con tan solo unos pequeños charcos en su cauce.

Con la niebla no hubo suerte tampoco. Para ver si la encontrábamos, decidimos regresar el domingo, pero nada.

Aunque en realidad el domingo estuvo muy bien. Por un lado conocí Javier Alonso Torre. Un fotógrafo de naturaleza al que sigo, y que pese a estar trabajando con un grupo, fue muy amable con nosotros.

Y el otro gran momento del día llego cuando el sol se pudo intuir parcialmente entre las nubes, permitiéndonos disfrutar de algunos rayos de sol y de un color todavía más intenso.

 

Ciertamente es un lugar que merece ser visitado. Quien sabe si habrá repetición…

Pero como no sólo de bosques vive el hombre, también fuimos la costa. Aunque esto será en otra entrada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s