Por Euskadi en otoño (II)

En el post de la semana pasada adelantaba la continuación con la visita a la costa, pues bien, aquí la tenemos. Espero que os guste.

El contorno marítimo vasco esta plagado de lugares emblemáticos para los aficionados a la naturaleza y a la fotografía. Y uno de esos lugares, es la ruta que une Deba con Zumaia.

El atractivo principal de esta zona es de tipo geológico,  y recibe el nombre de Flysch.

Los flysch están compuestos por finas capas sedimentarias que alternan materiales duros y blandos, de forma que la erosión no es uniforme en las mismas, dando lugar a curiosas estructuras y formaciones.

Detalle del Flysch

Con el objetivo de verlo decidimos ir a Zumaia. Por un lado nos resultaba algo más cercano que otros lugares, y por otro, su acceso a la playa es muy sencillo, pudiendo hacerse desde el mismo pueblo.

Siendo asi, dejabamos Otzarreta al mediodía y llegabamos a Zumaia a la hora de comer. Tomabamos unos pinchos, y nos dirigiamos a la playa de Itzurun.

En primer lugar dimos un paseo, llegando hasta el límite del camino elevado que se ve en la imagen. Como curiosidad destacar que en el inicio de ese camino se encuentra la iglesia donde se rodó la boda de Ocho apellidos vascos.

Playa de Itzurun.

Y ya despues del paseo entramos en modo foto. Sacamos el equipo y nos dispusimos a intentar sacar algo de partido a las escasas nubes y a la luz blanquecina.

En primer lugar bajamos a la zona del chiringuito que se encuentra junto al pueblo. En este punto hay placas de flysch tanto en el suelo como en la pared, resultando muy vistoso.

Aqui resulta imposible plantar la toalla, casi uniéndose las estrías de roca del suelo con las de la pared.

Una de las formaciones más típicas que genera la erosión, es la que sugiere la forma de la espalda de un dragón.

Cuando el sol comenzaba a caer nos trasladamos al lado contrario, al final de la zona elevada por la que habíamos dado el paseo, disfrutando allí de una tibia puesta de sol.

El sol apenas fue capaz de teñir de color el cielo, pero ya a última hora sí que conseguía dar un toque carmesí al mar.

 

Siendo ya oscuro poníamos el punto final a la tarde y nos dirigiamos a Getaria para la cena. Después de nuevo a Zeanuri para pasar la noche. Y al día siguiente repetiamos Otzarreta, aunque eso ya os lo contaba la semana pasada.

Con esto llegariamos al final de estas dos entradas destinadas a la escapada de otoño. Fueron algunas horas de coche pero valió mucho la pena.

Tanto como para quizás repetir en el futuro…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s